Saltar al contenido

Mommy, can I go out and kill tonight? Especial Halloween.

octubre 28, 2011

A los jóvenes, y relativamente jóvenes, siempre nos han gustado los muertos. Los zombis, la sangre, el desprecio por la vida o las fotos de Sharon Tate. Esa obsesión por lo macabro, herencia de un espiritu victoriano pasado de tuercas, alimentada por los medios y servida como plato diario es lo que ha hecho de Halloween una fiesta popular en el país más cutre de la Europa civilizada. Pero tengo que reconocer que me gusta, como me gustan los funeral dinners anglosajones y esa sensibilidad infinita de honrar a los muertos disfrutando como ellos nunca más podrán. Nuestro Todos los Santos no es muy diferente a Halloween, es simplemente otra manera de acordarse de los que ya no están. España somos un país de luto eterno, somos un país atascado en La casa de Bernarda Alba, por eso optamos por enterrar los sentimientos bajo capas y capas de negro y nos solidarizamos con los muertos actuando como tales. Mientras en América los disfraces, las luces y los dulces invaden las calles y las casas, en España invadimos los cementerios, inundándolos con flores. Saludamos al más allá y volvemos a casa, a comer ligero. Es la misma fiesta, pero nosotros tenemos un siglo de retraso emocional y liberador. Así que sangre y visceras, por favor. Frivolicémoslo todo hasta convertir nuestros miedos en algo banal propio de nuestros tiempos.

Burn, witch, burn! (AKA The night of the eagle) (1962)

Dirigida por Sidney Hayers, esta es una de mis películas de terror favoritas. Tiene un nombre ideal para estas fechas, que nos trae a la mente la caza de brujas, aquelarres, hogueras devoradoras y su inevitable maldición, pero su nombre alternativo tiene mucho más sentido después de verla. El argumento está muy lejos del pentáculo, la cabra y la sangre de virgen. Lejos de películas como El hotel de los muertos o Arrástrame al infierno, la bruja en cuestión es adorable, un tipo poco habitual en el cine de género. Es una bruja buena, una ama de casa que usa sus conjuros y sus hechizos para proteger místicamente a su casa y a su família. Descendiente directa de una antigua estirpe de hechiceras medievales, nuestra protagonista hace uso de infinitos recuros para proteger lo que es suyo como romero, tomillo, insectos muertos, plumas de cuervo y demás superchería tradicional esotérica, relacionando directamente a lo femenino con lo profano y prohibido. Una bruja real, como probablemente fueron muchas de las mujeres quemadas en la hoguera. Pero a pesar de sus artes blancas y de la bondad de la protagonista, el argumento nos deja claro desde el primer momento la presencia de las artes ocultas y del innombrable diablo en las practicas nocturnas y cotidianas de nuestra bruja.

El horror británico tuvo en películas como esta una clara alternativa al imperio dominante de Hammer y todo lo que le rodeaba, ya que evitaba a toda costa los elementos góticos tan de moda en el momento y se basaba en la luz del día, el llamado terror cotidiano y el uso de la magia para hacer el bien, luchando contra las fuerzas de la oscuridad, aspectos que luego tomaron otras películas, como La semilla del diablo. Es cierto que a medida que avanza el metraje, la influencia de Hammer se hace patente y aumentan los claroscuros tétricos, la estética gótica, la noche, la tensión y los mismos agentes del mal. A destacar el desenlace final, soberbiamente llevado, donde la poderosa e invisible amenaza va tomando forma hasta llevarnos a un clímax de infarto.

Burn, witch, burn! (1962)

Dead Skeletons – Dead Magick (2011)

Basándose en la máxima “Aquel que teme a la muerte no puede disfrutar la vida”, Dead Skeletons, y más concretamente Jon Samundur Audarson, han grabado una auténtica oda a la muerte terrenal y a la eternidad mística. El discurso conceptual de este grupo islandés es practicamente perfecto. Su música mezcla mis elementos favoritos en una misma canción: La psicodelia popular y los viajes espaciales de Spacemen 3, el espíritu gótico de cualquier cosa cercana a la muerte, la cafrería e hipnotismo de Suicide o el exotismo oriental intimamente ligado a la existencia en planos astrales alternativos y el alma eterna oriental usado por grupos como Brian Jonestown Massacre. Debemos darle cierto mérito a este último grupo, ya que Anton Newcombe de BJM es el padrino de estos escandinavos y,fue él el que editó su primero maxi en forma de 10” en su sello discográfico.

Los elementos que más se repiten en su aspecto gráfico, por decirlo de alguna manera, son ideales. La calavera. La omnipresente calavera o cráneo humano que aparece en todas sus portadas, en sus camisetas, en su logo, en su nombre, girando como loca en sus videos, emergiendo de un mar de lava, andando por las aguas o bailando entre los hombres, como una danza de la muerte de nuestros dias, llevándose con ella a cualquier persona que se ponga por delante.

Este disco tiene su pequeña historia. Se grabó hace casi dos años y recuerdo que cuando nos llegaron los primeros videos y no había manera humana de escuchar los singles en otro sitio que no fuera Youtube, andábamos como locos porque alguien dijera algo. Pero nada se sabía. No había fechas, no había página web, no habían conciertos ni datos ni nada que nos explicara qué demonios era aquello y de dónde había salido. Pero bien valió la espera, qué discazo.

Dead Skeletons

Ultramort.

Mi pueblo favorito es Ultramort, un pequeño pueblo de Girona, en la comarca del Baix Empordà, de 206 habitantes. Antiguamente llamado Ultramorte, la etímología del topónimo nos llega de Vulturiis mortuii, lo que le da más emoción al asunto. Como no podía ser de otra manera, el núcleo del pueblo se encuentra concentrado alrededor del castillo de turno, el castillo de Gleu, conocido como el castillo de las ventanas.

Cementerio civil de Ieper.

Ieper es un pueblecito belga, hogar del mítico festival Vortnvis, situado en la franja de Flandes Occidental y escenario de cuatro batallas en la Primera Guerra Mundial. También es tristemente célebre por ser allí donde los alemanes usaron gases venenosos como armamento químico por primera vez. Es por esa razón que este pequeño pueblo cuenta con cuatro bonitos cementerios. Tres de ellos, al más puro estilo americano, son enormes prades de verde hierba adornados con miles de cruces blancas donde descansan los muertos de dichas batallas, presididos por un gran arco de triunfo cerca de la plaza mayor donde en su interior están esculpidos en la piedra los nombres de los caidos. El cuarto cementerio es mi cementerio favorito. El cementerio cívil. Tuve la suerte, o llámenlo como quieran, de pasar 5 horas encerrado allí dentro con varios amigos y tengo que reconocer que el nombre de mi primer fanzine, allá por finales de los noventa, fue sacado del comercio funerario situado justo delante de su puerta principal.

No encontrarán ningún nicho en él y probablemente tampoco en ningún cementerio belga, sin contar los modernos camposantos de Brujas o Bruselas. A Bélgica, si algo le sobra, es espacio. Pero el de Ieper es especial, al menos para mí. Avenidas eternas de lápidas, cruces, panteones o criptas. Césped recién cortado. Altos muros. Me causó especial impresión la zona de los niños, sobretodo aquellas diez pequeñas tumbas, cada una con su foto en la lápida, formando un círculo perfecto, coronadas justo en medio por un gran obelisco acabado en cruz. Qué monumentos a la muerte. Qué sobria perfección. Y menudo hijo de puta el encargado que nos dejó encerrados allí dentro.

La Santa Compaña.

La Santa Compaña es un mito popular gallego, extendido también a ciertas zonas de Asturias, en el que una procesión de almas en pena o muertos vivientos, vestidos todos de riguroso blanco envueltos en sudarios y con velas encendidas en sus manos, que recorren con su andar errante y carente de vida el camino hacía la iglesia, visitando las casas donde pronto habrá una defunción. La procesión va presidida por un vivo y son muchas personas las que reconocen haberse encontrado con este desfile nocturno pasada la medianoche. Se dice que la persona vive que dirige La Santa Compaña no recuerda nada de lo acaecido la noche anterior. Es una especie de castigo y no se les permite descansar ni una sola noche, así que los síntomas más visibles son su extremada palidez, su enjuto rostro y su mal aspecto físico. Los espectros normalmente portan campanillas y se pueden escuchar sus rezos entre susurros. Pueden llevar a hombros un ataud, donde descansa el cuerpo astral de la persona que está viendo la aparición, aunque no todo el mundo tiene ese don. Solo algunas personas pueden ser testigos de La Santa Compaña, así como la mayoría de niños. De todos modos, no es un buen presagio verla, ya que siempre tendrá una relación con la muerte propia o la de alguna persona cercana. La aparición de la Procesión puede significar varias cosas. Una muerte cercana o la misma propia o el reproche por faltas cometidas. Si alguna de estas faltas fuera muy grave, la persona a la que se le aparece esta caravana de difuntos podría ser condenada a encabezarla hasta que encuentre a alguien para sustituirla. Según la tradición, para evitar ser visitados por estos indeseables, hay varios métodos a seguir. Mi favorito es el último:

. Apartarse del camino de la compaña, no mirarles y hacer como que no se les ve.

. Hacer un círculo con la estrella de Salomón o una cruz dentro y entrar en él.

. Comer algo.

. Rezar y no escuchar la voz ni el sonido de la compaña.

. Tirarse boca abajo y esperar sin moverse, aunque la compaña le pase por encima.

. Jamás tomar una vela que nos tienda algún difunto de la procesión, pues este gesto condena a . formar parte de ella.

. En último caso, echar a correr muy rápido.

Hugo Gernsback, el iluminado.

septiembre 5, 2011

Hugo Gernsback, editor de la mítica revista Science and Invention y pionero de la Scifi más loca, inventó este cacharro adorable y nihilista. “El Aislador” está diseñado para ayudar a enfocar la mente a leer o escribir, no sólo por la eliminación de todo el ruido exterior, sino también al permitir que una sola línea de texto sea vista a la vez a través de una hendidura horizontal.

Gernsback también fue el padre de dos instrumentos músicales dignos de ser tocados por los nietos de Einsturzende Neubauten. El Staccatone, padre de los sintetizadores modernos, era un instrumento musical electrónico polifónico creado en 1923 que se basaba en las válvulas de vacío, el elemento que catapultó el desarrollo de la electrónica moderna dando lugar a la explosión de la televisión, la radio, el radar o las redes telefónicas, combinadas con osciladores que dejaban salir por su altavoz algo parecido a lo que actualmente conocemos como Fuzz.

El Pianorad, otro instrumento electrónico, estaba basado en su hermano pequeño Staccatone, pero añadía a las válvulas unos 25 osciladores más, contando cada uno de ellos con un altavoz independiente que permitía al instrumento llegar a octavas.

Según las propias palabras de Gernsback, “the musical notes produced by the vacuum tubes in this manner have practically no overtones. For this reason the music produced on the Pianorad is of an exquisite pureness of tone not realised in any other musical instrument. The quality is better than that of a flute and much purer. the sound however does not resemble that of any known musical instrument. The notes are quite sharp and distinct, and the Pianorad can be readily distinguished by its music from any other musical instrument in existence”.

Estas imágenes del Isolator son del número de julio de Science and Invention de 1925 y en este link pueden ver las portadas de dicha revista de los números de 1920 a 1925.



Mark Fry – Dreaming with Alice (1972)

mayo 31, 2011

A principios de la década de los 70, la juventud vivía sumergida en sueños, malos viajes y colores inexistentes. De aquí para allí, adolescentes de toda Europa y América, dejaban sus casas con un hatillo, una guitarra y un futuro en la cuneta. Un lo que surja existencial parecido al que vivimos actualmente, aunque sin títulos universitarios. Mark Fry fue un querubín inglés que, en 1972, grabó un disco como un templo y desapareció del mapa, perdido por la Europa más tercermundista y la América más anónima. Para ser sinceros, el pobre hombre no desapareció porque nunca llegó a aparecer.

Corría 1970 y el pecoso Mark había dejado los estudios para ir a estudiar pintura a Roma. Probablemente no tuviera una beca. Probablemente sus padres no se enteraron. Probablemente no les hubiera importado lo más mínimo. El asunto es que nuestro antihéroe se presentó en el país transalpino con su pelo largo, su guitarra y su bolsillos vacios y, tras hacer algunos amiguetes, se metió en un estudio para grabar Dreaming with Alice. Así, por las bravas. Sin avisar. Una vez editado el disco por parte de RCA, ni más ni menos, el tío volvió a Inglaterra, donde intentó continuar con su onírica e inexistente carrera musical, dándose de cabeza contra un muro. Así que, ni corto ni perezoso, decidió dedicarse a la pintura. Obviamente, tampoco destacó lo más mínimo en esta disciplina artística.

Años más tarde, cuando el pobre Mark ya se había mentalizado y había hecho las paces con su propia persona totalmente negada para las artes (aunque seguía dedicando su vida a la pintura), venimos nosotros, los nuevos hippies musicales, y lo lanzamos de una patada por sorpresa al Olimpo del folk con Drake y compañía. Fry aprovechó la coyuntura para sacar su segundo disco en 40 años, Shooting the moon, que resultó ser una mierda de proporciones épicas, como era de esperar.

Pero pese a todo, Dreaming with Alice sigue ahí, como una joya perdida de la psicodelia menos convencional y el acid folk británico, precursor de la oscuridad en la luz. Una puta obra maestra fruto de la casualidad, con un profundo sentimiento rural gracias al eterno sitar (y a la droga mala, la de la Italia de los 70) y a interminables espirales surrealistas inspiradas en las aventuras de Alicia, el ácido y la expansión mental. Una parte esencial de la grandeza de este disco la recoge la influencia y utilización de instrumentos propiamente europeos como las flautas, la mandolina o el sitar, que dotaron de una dimensión superior a la psicodelia europea ante la americana. Un ejemplo, al que yo clasificaría como obligatorio, de receptor de todas estas influencias en la actualidad sería Hala Strana, sin ir más lejos. Es cierto que este disco no poseé la carisma de otras estrellas del folk de la época como Drake, Jansch o Stevens, pero el nivel de oniria y de tronismo en esta grabación es directamente Muy elevado/Tocando el cielo, y eso es justamente lo que buscamos sin descanso la mayoría de gente como yo.

Mi probable, aunque deliberadamente imposible e impensable, ruta en el Primavera Sound.

mayo 16, 2011

Jueves 26.

Toundra – Escenari Pitchfork 17:00h

Emeralds – Escenari Pitchfork 18:00h

Moon Duo – Escenari Ray-Ban 19:00h

Ducktails – Escenari Jägermeister Vice 20:30h

P.I.L. (Public Image Limited) – Escenari Llevant 21:15h

Oneohtrix Point Never – Escenari ATP 21:45h

Las Robertas – Ray-Ban Unplugged 23:30h

Suicide performing first LP – Escenari Ray-Ban 00:45h

Ty Segall – Escenari Jägermeister Vice 01:30h

Salem – Escenari ATP 02:15h

Lüger – Escenari Jägermeister Vice 02:45h

Factory Floor – Escenari ATP 03:45h

El Guincho – Escenari Llevant 04:00h

Girl Talk – Escenari Llevant 05:00h

Viernes 27.

Sufjan Stevens – Escenari Rockdelux (Auditori) 17:00h

Senderos – Salón Myspace Smint 18:00h

The Monochrome Set – Escenari Ray-Ban 19:00h

Tennis – Escenari ATP 19:15h

Wolf People – Escenari ATP 20:30h

Pere Ubu plays “The Annotated Modern Dance” – Escenari Ray-Ban 21:15h

Ariel Pink’s Haunted Graffiti – Escenari Pitchfork 21:45h

Low – Escenari ATP 23:15h

Javiera Mena – Escenari adidas Originals 00:30h

Pulp – Escenari San Miguel 01:45h

Autolux – Escenari ATP 02:15h

Battles – Escenari Ray-Ban 03:45h

Sábado 28.

The Soft Moon – Escenari Llevant 17:30h

FC Barcelona Vs Manchester Utd. – Wembley 20:45 h

Swans – Escenari Ray-Ban 00:15h

The Jon Spencer Blues Explosion – Escenari ATP 00:45h

Animal Collective – Escenari San Miguel 02:00h

Pissed Jeans – Escenari ATP 02:15h

The Black Angels – Escenari Pitchfork 03:15h

DJ Coco – Escenari ATP 03:30h

Muestras de humanidad.

abril 26, 2011

“Sí, Yahveh los dispersó de allí sobre toda la faz de la Tierra y cesaron en la construcción de la ciudad. Por ello se la llamó Babel, porque allí confundió Yahveh la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó por toda la superficie.”

No fue exactamente así ni mucho menos, pero el hombre siempre ha pecado de una procrastinación megalítica. Desde Japón a la Isla de Pascua, el ser humano nos ha dejado, a lo largo toda la historia, buenas muestras de su fracaso. Estos monumentos a la incompetencia y maldad del hombre que veremos a continuación son nuestros propios dólmenes, menhires y cromlechs que hemos estado dejando sobre la faz de la tierra para que los futuros habitantes del planeta puedan juzgar nuestro savoir-faire y nuestro desprecio al mundo.

Salton Sea (California).

El Mar Salton fue en realidad un lago artificial creado por el hombre como un destino vacacional de lujo centrado en el ocio ubicado en pleno centro del desierto de California cercano a la frontera con México, a unos 69 metros por debajo del nivel del mar y con unas dimensiones de 54 km de largo por 24 km de ancho. Un retiro paradisíaco apartado de Los Angeles y las grandes ciudades. El lago Salton fue creado de forma artificial en 1905, cuando el desbordamiento accidental de los regadíos del río Colorado inundó la depresión salina por varios meses. Durante los siguientes años, el lago fue creciendo hasta alcanzar una extensión de 900 kilómetros cuadrados, aunque nunca llegó a cubrir 15 metros en sus puntos más profundos.

A partir de los 70, la idea de los promotores fue levantar en sus orillas un nuevo Palm Springs, pero el aumento de la salinidad y las toneladas de fertilizantes vertidas por los agricultores terminaron por convertirlo en un lugar fantasma. A ello hubo sumarle la contribución del Río Nuevo, un torrente de agua procedente del sur con las aguas fecales y los desechos industriales de varias poblaciones. Un río que, hoy en día, sigue estando considerado el más contaminado de Estados Unidos.

Aferrados a un antiguo sueño, algunos habitantes de estas urbanizaciones se resisten a marcharse del lugar. El documental “Plagues & Pleasures on the Salton Sea” inmortaliza algunas de estas sórdidas vidas junto al lago, barriadas donde ya no quedan centros comerciales, colegios ni lugares donde divertirse. Sin embargo, muchos de estos hombres y mujeres aún sostienen que se trata de un lugar maravilloso

Ya sea por el sol del desierto, o por los efluvios del Salton sea, lo cierto es que éste es uno de los lugares con mayor número de chiflados por metro cuadrado del planeta. Así lo atestigua la historia de Donald Scheidler, por ejemplo, un viejo predicador que saluda a los turistas desnudo junto a la carretera, o la de Leonard Knight, el autor de la psicodélica montaña de la Salvación. “No nos hacen como a las galletitas de jengibre”, dice Knight en el documental, “si todo el mundo hiciera lo mismo, sería un poco aburrido ¿no crees?”.

Via

Base de submarinos soviética de Balaklava (Ucrania).

Tras lacaída de la Unión Soviética, la base de submarinos nucleares de Balaklava fue cerrada y hoy día es un museo. Balaklava era una de las ciudades secretas de la Unión Soviética. Construida para dar servicio a una base de submarinos nucleares, estuvo en servicio hasta 1991, año en que comenzó su desmantelamiento. El cierre definitivo se produjo en 1996; desde entonces la ciudad está abandonada y la única actividad es la de los turistas que vienen a visitar las instalaciones.

.

Kowloon (China).

La historia de Kowloon es una historia de crímen, corrupción y miseria. Pero también es una historia apasionante, sobre su pequeño emplazamiento, de apenas 26.000 metros cuadrados, que conformaba un microcosmos dentro de una ciudad mucho mayor. La antigua Ciudad Amurallada de Kowloon fue una anomalía política, una pequeña parcela de territorio perteneciente al gobierno chino, pero encuadrada dentro de Hong Kong, en el tiempo en que esta ciudad era una colonia británica.

El establecimiento de la ciudad se remonta a la dinastía Song. Durante aquella época, era un puesto de vigilancia contra los piratas de la zona que amenazaban el comercio de sal. La ciudad estaba situada en la Península de Kowloon, junto a la Isla de Hong Kong, y fue reconstruida a mediados del siglo XIX como fortaleza. Cuando la isla de Hong Kong fue cedida al imperio británico en 1842, las autoridades chinas creyeron necesario mantener un punto de control para supervisar la actividad de la zona y el cumplimiento de los acuerdos. Kowloon fue el lugar elegido, convirtiéndose en un enclave chino dentro del territorio británico (vamos, algo parecido a lo que representa Gibraltar hoy en día). El convenio para la anexión de Nuevos Territorios firmado entre China y Gran Bretaña para la cesión de tierras excluía a la Ciudad Amurallada, lo que permitía a China mantener una tropa en el lugar, mientras no entorpeciese la actividad británica. En aquella época, la población de Kowloon no llegaba a 700 personas. Sin embargo, tan sólo un año después, Gran Bretaña se arrepentió del acuerdo y, de forma no oficial, decidió acabar con la base militar existente, atacándolo en 1899.

A pesar de ello, una vez destruído el emplazamiento militar, la Ciudad Amurallada de Kowloon siguió permaneciendo en un limbo legal, fuera de la ley británica pero en el corazón de la colonia. Se desarrolló como un vecindario típicamente chino, con sus propias costumbres. Dado que su comercio no representaba ningún peligro, las autoridades británicas dejaron evolucionar en paz a la ciudad, factor clave para su desarrollo.

Al ver la ciudad desde el aire, impresiona la enorme densidad de edificios de la misma, sin dejar apenas resquicios entre los mismos. Las casas se levantaban unas sobre otras, hasta un límite de 14 alturas, marcado porque era el máximo al que se podía llegar para no entorpecer el tráfico aéreo de la vecina Hong Kong, cuyos aviones pasaban rozando las azoteas de las casas. Los edificios de la ciudad se apiñaban unos junto a otros, siendo las calles más amplias de apenas un metro de anchura. Es entonces cuando uno se explica porque la ciudad se mantenía en pie, a pesar de la desastrosa construcción: las casas, simplemente, se apoyaban unas sobre otras. Nuevos edificios se erigían encima de las azoteas de los antiguos. Sin arquitectos ni ingenieros, simplemente se construía al azar, apoyándose en el edificio colindante. De este modo, las calles se estrechaban cada vez más a medida que la ciudad crecía. El progresivo crecimiento de los edificios, sin embargo, respeto un único espacio: el templo Tin Hau, construído en 1951 y situado en el centro de la ciudad. Dicho templo perdió progresivamente todo atisbo de luz solar a medida que los edificios crecían a su alrededor, hasta que tuvieron que protegerlo con una rejilla para impedir que cayera basura sobre el mismo. Las únicas dos normas de construcción eran la ya conocida del límite de altura y una segunda norma que establecía que la instalación eléctrica estuviera al descubierto para poder poder abordarla en caso de incendio, dando lugar a una maraña de cables y tuberías que cruzaban todas las calles de la ciudad e impedían el paso de la ya de por sí escasa luz solar que recibían. En cuanto al suministro de agua, ocho puntos de agua proveían a la totalidad de la población, cortesía de las autoridades de la vecina Hong Kong.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial y la rendición de Japón, el recinto se convirtió en un reducto donde se agrupaban los habitantes ilegales, los que ya había y, sobre todo, los recién llegados, cuyo número aumento en 1949 tras la fundación de la República Popular China, que provocó la llegada de cientos de nuevos refugiados. Kowloon era también conocida como “la ciudad de la oscuridad”, debido a que el apiñamiento de edificios había relegado a la ciudad a vivir iluminada de día y de noche por la luz de las lámparas fluorescentes.

La inexistente planificación urbanística provocaba que las calles tuvieran apenas un metro de anchura lo que, unido a la altura de los edificios, que llegaban hasta las 14 plantas antes mencionadas, convertía a la luz solar en un lujo sólo al alcance de las azoteas y los habitantes de los pisos superiores. La ciudad de Kowloon era una especie de estado al margen de la ley, autoregulada y autosuficiente. Era la ciudad más independiente que ha conocido la historia de la humanidad, un espacio al margen del resto del mundo en el que no existía la autoridad.

La vida en la ciudad era, según sus habitantes, un “armonioso estado de anarquía”. A pesar de que la policía de Hong Kong no entraba en la ciudad, existía en la misma un grupo de voluntarios que ejercían funciones de vigilancia y, en general, trataban de mantener la paz. Los Británicos intentarón desalojar Kowloon en numerosas ocasiones, hasta que finalmente desistieron en 1948. La ciudad se convirtió entonces en un enclave irreductible con una intensa actividad comercial. Dicha actividad comprendía sobre todo el tráfico de opio y alcohol, así como la prostitución, ante la incapacidad legal de la policía de Hong Kong para actuar en el recinto. La “ciudad sin ley” era conocida por sus excesos, sus fumaderos de Opio, sus traficantes de cocaína, sus casinos, los puestos de comida en los que se servía carne de perro y las fábricas secretas de falsificaciones diversas. Por otra parte, Kowloon también era famosa por la cantidad de dentistas que trabajaban en la ciudad, de forma totalmente antihigiénica, debido a podían ejercer sin licencia y sus precios eran asequibles para la fuerte demanda de Hong Kong.

Con el tiempo, tanto las autoridades británicas como las chinas calificaron de intolerable la situación del recinto, debido al elevado índice de criminalidad y las insalubres condiciones de vida, acordando finalmente su demolición en 1987. En 1991 comienzo a desalojarse la ciudad, que por aquel entonces había alcanzado la impresionante cifra de 50.000 habitantes. Esto arrojaba una densidad de población de 1.900.000 habitantes por kilometro cuadrado, convirtiendo a la antigua Kowloon en la ciudad más densamente poblada de la historia de la humanidad. Para que os hagáis una idea de lo que esto significaba, la densidad de población de Nueva York es de 91 personas por hectárea. La de Kowloon, en comparación, era de 13.000 personas por hectárea. Al evacuar la ciudad, sus habitantes fueron reubicados y recibieron ayudas económicas, aunque a pesar de ello muchos se resistían a abandonarla, considerando insignificantes las indemnizaciones. No sería hasta 1993 cuando por fin se vació la ciudad y comenzó la demolición.

Sin embargo, en sus últimos años, antes de destruir la ciudad por completo, se aprovechó para filmar varias películas en la misma, Jackie Chan, por ejemplo, protagonizó una cinta de artes marciales titulada “Crime Story”, que incluía escenas de las explosiones reales. Otra de las películas rodadas en Kowloon fue “Bloodsport”, de Jean-Claude Van Damme. El opresivo y oscuro aspecto de la pequeña ciudad la convertía en un auténtico infierno urbano, un paisaje que inspiró también videojuegos como “Shenmue II”.

Actualmente, en el lugar donde estaba la microciudad se levanta un enorme parque de estilo tradicional chino, cuya única construcción es una pagoda.

Via

San Zhi (Taiwan).

La ciudad fantasma de San Zhi, en Taiwán, comenzó a levantarse a finales de los 80. La idea era construir una lujosa y futurista urbanización a las afueras de Taipei pero, a medida que avanzaba la construcción, las cosas empezaron a torcerse.

Hoy en día, la ciudad es lo más parecido a una estación lunar en ruinas. Las gentes de la zona dicen que está habitada por extraños seres, aunque en este caso no se trata de extraterrestres, sino de temibles fantasmas. Sobre el motivo por el que se abandonaron las obras hay varias versiones: algunos hablan de decenas de obreros muertos en las primeras semanas de trabajo; otros aseguran que fueron los propios obreros quienes huyeron del lugar ante la presencia de unas misteriosas criaturas. Sea como fuere, – y viendo las fotos – lo que parece claro es que muchos taiwaneses perdieron la oportunidad de vivir en un barrio de la luna.

Via

Dirty Beaches – Badlands (2011)

abril 19, 2011

Este es un disco desgarrador como toda bajada a los infiernos, un viaje a la tortuosa y oscura mente humana que destila oscuridad, nostalgia y desesperanza.

Es admirable como Alex Zhang Hungtai, la persona tras Dirty Beaches, ha asimilado todas sus influencias y las ha catalizado de manera que podamos distinguir perfectamente cada una de ellas. La esencia lo-fi queda patente desde un primer momento, así como coqueteos con el Rockabilly de los 50, el Pop de los 60, los susurros de Alan Vega, o incluso la vehemencia de los Cramps.

Zhang comprime todo el temprano Rock & Roll de los 50 y lo expulsa empapado de filtros de distorsión, reverb y delays. Es loable también como los pocos elementos utilizados le dan la vuelta al Pop actual y al propio sonido lo-fi. La estructura de cada una de las 8 canciones está basada en un riff o melodía, pobre por si misma, creando un círculo del que la voz no nos deja salir y nos hunde en la miseria de los ritmos siniestros extrañamente rockeros o arpegios carentes de toda alegría, formando un destructivo hilo conductor total e omnipresente durante todo el disco.

La atmósfera creada por lo sinuoso de la grabación, las percusiones frías y sin vida, la reverberación y los funestos teclados es abrumadora. No es un disco fácil ni bonito, es un sombrío ejercicio de autolesión. Los temas nacen entre el ruido de una motocicleta y las baladas punk más lastimeras, describiendo perfectamente el drama humano. Si mezclamos todo este set de influencias, más bien lúgubres y sórdidas, con el sónido del Rock de hace 50 años en clave lo-fi, la originalidad de este disco es palpable. Es un hecho obvio que el pop y el indie no han tomado estas influencias concretas desde hace décadas, por eso pocas cosas se parecen a Badlands actualmente.

No puedo dejar de nombrar los temas montados encima de grandes clásicos como Voilà de Françoise Hardy o I will follow him, de Little Peggy March, así como la influencia de directores como Lynch o Jarmusch en la atmósfera opresora que inunda todo el disco.

10º Aniversario de Holy Cobra Society.

abril 19, 2011

Si hace justamente un año que Bcore festejaba su vigésimo aniversario por todo lo alto en Barcelona, este año, concretamente este fin de semana, es el turno de un sello madrileño. Aunque haciendo las cosas a un nivel menor que Jordi, Nacho ha conseguido consolidar a Holy Cobra a base de trabajo y buenas compañias como Omega Cinco, Le Jonathan Reilly, Tyrades, Lost Sounds, The Bellrays, Caballo Trípode, Grabba Grabba Tape y otras perlas del guadalquivir. Yo también perseguí esa quimera que estos días logra Holy Cobra, pero finalmente dejé que mi amigo Uri saboreara las mieles del triunfo en solitario con Sell Our Souls. Llevar un sello de estas dimensiones no es fácil, tener que esperar a recuperar pérdidas para poder seguir hacia delante tampoco. Básicamente, porque las pérdidas suelen ser propias, las pérdidas acostumbran a ser absolutamente todo. Lidiar con pseudoestrellas del underground, tratar con mafiosos dueños de salas que practicamente se llevan todas tus ganancias y que te dejan en la cuneta como un perro abandonado o aceptar el fracaso y almacenar en casa montañas de discos en los que confiabas no son asuntos agradables, sobretodo cuando lo haces por amor al arte. Aunque, por suerte, hay ciertos aspectos positivos que, vistos desde la distancia, pueden llegar a suplir toda la mierda si llegas a superarla. Pedidos desde Nueva Zelanda también ayudan, os lo aseguro. Puede parecer un tópico, pero si celebras que llevas 10 años perdiendo dinero y gastando las pocas ganancias en paracetamol y revientas la sala, llena de amigos y de gente desconocida que no te conoce a ti pero sí a tu trabajo, es algo que puede llegar a empujarte hacia delante.

A lo que ibamos. Nacho y Holy Cobra Society celebran su aniversario los dias 22 y 23 de Abril en Wurli, a partir de las 22:00 con unos conciertos la mar de suculentos. Alcohol, ruido y amiguetes.

Viernes 22 de Abril
KING LOUIE´S MISSING MONUMENTS ( USA, DOUCHEMASTER )
VENEREANS ( VALENCIA, DISCOS HUMEANTES )
LAS JENNYS DE ARROYOCULEBRO ( MADRID )

Sábado 23 de Abril
RED DONS ( USA, DERANGED RECORDS )
LA URSS ( GRANADA, BOWERY RECORDS )
GLAM ( ex Über, BCN , LA VIDA ES UN MUS )

@ WURLITZER BALLROOM

Bono dos días: 18€
Entrada anticipada por día 10€
Taquilla 12€